Infección urinaria en perros

Cuando tenemos un animal en casa, tenemos que ser conscientes de que aunque van a darnos todo su amor y alegría, puede que en ocasiones enfermen. Uno de los males más comunes que suelen padecer los perros son las infecciones urinarias. A continuación os explicamos sus causas, sus síntomas y cuál es el tratamiento a seguir para que puedan mejorar.

Un perro puede contraer una infección urinaria por tener muchas bacterias en su cuerpo. Esto suele suceder por varias razones, como por la ingesta de agua contaminada o comida no limpia. También puede presentarse en los casos en los que los perros tienen muchas bacterias alrededor de sus genitales.


¿Qué perros son más propensos a los problemas del tracto urinario?

Aunque todos pueden padecer una infección de orina, los perros de más edad que además sufran diabetes son más propensos a problemas del tracto urinario. En general, también las hembras, al tener la uretra más corta, o los perros con estrés tienen más probabilidades de sufrir este problema.

 

Síntomas de la infección urinaria canina

El problema es que los perros no hablan y a veces notamos un comportamiento inusual que nos hace saltar todas las alarmas. En el caso de la infección urinaria deberíamos notar que nuestro perro se queja sin motivo aparente.

Cuando un perro tiene una infección urinaria orina más frecuentemente y se muestra con más ganas de beber que de costumbre. Al momento de orinar puede sentirse incómodo o con dolor, y puede que se queje o vaya soltando algo de orina al caminar. En casos más severos, la orina puede contener sangre, pus o cristales, e incluso puede tener mal olor. Si la orina contiene cristales puede conducir a una uretra bloqueada, con lo que al animal le es imposible orinar. También lo podremos notar si el color de la orina es más amarillo de lo normal o casi naranja.

A todo lo comentado podemos añadir una lista de síntomas que podrían significar que tu perro está teniendo problemas con su tracto urinario:

  • Aumento de la cantidad de orina o de la frecuencia con la que hacen pipí
  • Cuando los cristales bloquean la uretra, incapacidad para orinar
  • Orina turbia o con sangre
  • Fiebre
  • Pérdida de control de la vejiga (notaremos que nuestro perro se hace pipí encima sin poder evitarlo)
  • Esfuerzos y llanto de dolor cuando orina
  • Lamido constante de la zona genital
  • Fuerte olor de la orina
  • Cambios en el apetito
  • Letargo
  • Pérdida de peso
  • Aumento del consumo de agua

 

Tratamientos veterinarios para la infección urinaria en perros

El tratamiento de las infecciones del tracto urinario en perros por lo general implica el uso de antibióticos recetados siempre por su veterinario. Las infecciones urinarias son fácilmente diagnosticadas, por lo que las complicaciones son poco frecuentes, sin embargo, si se dejan sin tratar pueden causar infecciones de los riñones y enfermedades renales. Con un diagnóstico correcto y el tratamiento, una recuperación total es posible.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estamos en: · · · ·