8 preguntas frecuentes sobre la leishmaniosis canina

La leishmania es una enfermedad que puede poner en peligro la salud de tu peludo y que en algunos casos incluso puede acabar siendo mortal. Para que te asegures de ofrecerle la máxima protección, respondemos a las preguntas más frecuentes sobre la leishmaniosis canina.

Preguntas frecuentes sobre la leishmaniosis canina

  1. ¿Qué es la leishmaniosis canina?

    La leishmaniosis o leishmaniasis es una enfermedad infecciosa parasitaria causada por un microorganismo llamado Leishmania infantum. Se transmite a través de la picadura de un tipo de mosquito: el flebotomo. Cuando el flebotomo pica a un perro ya infectado, ingiere el parásito con la sangre y después lo transmite a otros perros al picarles para seguir alimentándose.Cabe destacar que esta enfermedad no solo afecta a la especie canina, sino que también puede transmitirse a los humanos.

  2. ¿Cómo es el mosquito flebotomo?

    Es un insecto muy pequeño (de unos 2 a 3 milímetros) cubierto de pelo. Son las hembras las que pican, también a otros mamíferos como gatos o incluso personas. Los meses de más actividad son junio, julio, septiembre y octubre, que es cuando existe mayor el riesgo de transmisión de la enfermedad. Prefieren volar durante el amanecer o el anochecer y suelen vivir en zonas calurosas y húmedas, sobre todo si se encuentran cercanas a aguas estancadas.

  3. ¿Dónde existe la leishmaniosis?

    La leishmaniosis es una enfermedad endémica en España, ya que hay un gran número de perros afectados. Las comunidades donde se concentran más casos son Madrid, Cataluña, Aragón, Castilla-La Mancha, Andalucía, Comunidad Valenciana, Extremadura, Murcia y Baleares y tan solo se consideran zonas no endémicas la cornisa cantábrica y las Islas Canarias, en las que no se encuentra el mosquito flebotomo. Sin embargo, a medida que avanza el cambio climático, con él lo hace el flebotomo.

  4. ¿Cómo se previene la leishmania?

    Existen muchos métodos para prevenir la leishmaniosis si tu perro es seronegativo. Se pueden usar pipetas o collares antiparasitarios específicos y domperidona bajo prescripción veterinaria o mediante vacuna. En Vetland® utilizaremos el método que mejor se adapte a tu mascota, aunque lo más recomendado es la combinación de varios para garantizar su máxima protección.
    En el caso de que tu perro sea seropositivo, recomendamos utilizar métodos repelentes como collares o pipetas para reducir el riesgo de que sea un foco de contagio para otros perros.
    El especialista también te ofrecerá algunas pautas a seguir en el día a día, como controlar la presencia del mosquito en la medida de lo posible, con el uso de mosquiteras, mallas e insecticidas ambientales.

  5. ¿Qué síntomas tiene un perro con leishmania?

    La leishmaniosis puede producir multitud de signos clínicos diferentes, ya que puede afectar a muchos órganos. Los síntomas más comunes que presenta la leishmania canina son lesiones en la piel, muchas veces alrededor de los ojos. También pueden aparecer problemas oculares, renales o articulares, así como crecimiento excesivo de las uñas o, de manera ocasional, hepatitis. El pronóstico varía según la gravedad de los signos clínicos.

  6. ¿Cómo se diagnostica la leishmaniosis?

    Cuando un perro tiene signos clínicos compatibles, se puede diagnosticar la leishmaniosis mediante la detección de anticuerpos con un test rápido en clínica y/o con pruebas laboratorias más completas. Será tu veterinario quien te recomiende la mejor opción. Además, puede ser conveniente realizar analíticas de sangre completas, radiografías o una ecografía para valorar el estado general y de los órganos afectados en concreto.Es importante saber que un perro sin signos clínicos puede estar infectado, por eso en zonas endémicas y potencialmente endémicas se recomienda realizar el test de leishmania para una detección precoz.

  7. ¿Qué tratamientos existen contra la leishmania?

    Si tu perro da positivo a leishmaniosis (mediante la elaboración de un test en la clínica), tu veterinario te recomendará la mejor opción en función de si existen o no signos clínicos y de su gravedad, ya que no existe un tratamiento único. Suelen ser tratamientos largos y que pueden producir efectos secundarios. Con el tratamiento y un seguimiento veterinario adecuando se puede controlar la enfermedad, pero no es posible eliminar por completo el parásito del organismo, por eso es recomendable seguir realizando controles veterinarios con frecuencia.

  8. ¿Qué tengo que hacer para vacunar a mi perro contra la leishmania?

    Consulta con tu veterinario si vives en una zona endémica y si la vacuna está indicada en el caso de tu mascota, así como el tipo de vacuna recomendada. Debe realizarse una revisión veterinaria previa y un test de leishmania para confirmar que es negativo antes de vacunar. Si tu perro es positivo a leishmania no se puede vacunar, pero existen distintas opciones que te recomendará tu veterinario.

La campaña de prevención contra la leishmania ya ha empezado y, por eso, en Vetland® hemos diseñado unos packs de tratamientos con los que podrás proteger a tu perro y dejar de preocuparte por el flebotomo y sus consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estamos en: · · · · vetland@vetland.es

© 2018 Todos los derechos reservados