Síntomas del hipertiroidismo felino

El hipertiroidismo felino es la patología endocrina más frecuente en gatos mayores de 8 años. El diagnóstico generalmente es sencillo, ya que hoy en día se realiza rutinariamente la medición de tiroxina total en todos los gatos geriátricos, pero en algunos casos puede presentar mayores dificultades.

Esta patología está causada por la concentración excesiva de hormonas tiroideas circulantes, producidas por un adenoma nodular benigno de la glándula tiroides y, más raramente, por un tumor en las glándulas moderadamente maligno.

Los síntomas más frecuentes que se observan en el hipertiroidismo felino son:

  • Cambios de comportamiento, hiperactividad y un aumento de la vocalización
  • Aumento del apetito
  • Pérdida de peso progresiva
  • Volumen excesivo de orina (poliuria)
  • Aumento de la sed (polidipsia)
  • Vómitos y diarrea
  • Signos de debilidad generalizada (ventroflexión cervical)

La mayor dificultad en el diagnóstico de esta enfermedad es que los propietarios suelen observar un aumento gradual de la actividad y del apetito de sus gatos, que suelen relacionar con un estado de buena salud. Por eso, es raro que acudan al veterinario salvo que aprecien otros síntomas más evidentes.

En gatos con otras enfermedades concomitantes, en cambio, puede que solo se observe adelgazamiento y no se suele apreciar hiperactividad debido al decaimiento generalizado que sufren.

El pronóstico del hipertiroidismo felino empeora cuando se trata de un gato sénior y existe una enfermedad renal previa. Por ello, si tu gato es mayor de 8 años, es muy importante que acudas al veterinario para hacerle una revisión de manera regular y poder detectar cuanto antes el posible desarrollo de una de estas enfermedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estamos en: · · · ·